Hemos crecido rodeadas de mensajes que nos han hecho creer que el amor es muchas cosas cuando la realidad es muy diferente.

HOy escribí un post para mi blog personal a raíz de una canción ( que es uno de mis hobbys, coleccionar canciones según mis vivencias y estado de ánimo).
Pero como suele suceder la inspiración llega como quiere  y me salió un post sobre as relaciones tóxicas.
En concreto sobre el deseo de cambiar al otro y lo que ese deseo esconde en realidad.
Como la red social que más trabajo es Facebook el artículo generó cierto debate y me he animado a escribir mis reflexiones al respecto. Podría parecer que no está muy relacionado con mi trabajo pero no es así.
PArte de mi trabajo de desarrollo personal con mujeres es trabajar el empoderamiento personal, y este pasa por reconocer actitudes de sumisión, voluntaria o forzada por otros.
Muchas mujeres (hombres también,aunque la verdad es que en muchísima menor medida) han sufrido a lo largo de su vida alguna relación tóxica, esto es , una relación en la que hay algún tipo de maltrato, abuso o falta de respeto. Estos hombres suelen ser celosos y posesivos en grado a veces patológico aunque ellos se crean en el rol de ser salvadores de las mujeres a las que dicen amar.
Partimos de la premisa de que cuando alguien quiere “salvar” a otro de si mismo está adquiriendo un papel de superioridad que ya nos da que pensar. Sobre todo porque la salvación no se suele referir a aspectos de vida o muerte, somos si esa persona abusara de drogas o condujera a 200km/hora por la autopista, sino a salvación en el plano moral, al más puro  estilo mesiánico.

Cómo reconocer a un candidato a mesías tóxico.

  • Te odian con la misma pasión que dicen amarte cuando no les correspondes.
    Y pueden intercalar estas dos pasiones simultáneamente, mandando mensajes de amor y reproche a la vez.
  • Usan mucho la expresión “por tu bien”
  • Son expertos en chantaje en todas sus formas.
    Puede ser chantaje emocional con llantos, enfermedades o amenazas de suicidio o chantaje al más viejo estilo mafioso: amenazando con hacerte daño a ti o a alguien que te importa. Son capaces de airear tus intimidades o secretos.
  • Creen que están en el derecho de “castigarte” por no estar a la altura de sus normas .
    En el fondo  se creen superiores moralmente al resto de seres, sobre todo de ti y se erigen en jueces y verdugos.
relaciones tóxicas

Si te encuentras inmersa en una relación con un hombre de este tipo  te doy algunos

Consejos:

 

  • ¡Huye!. Sin mirar atrás como la mujer de Lot.
    No significa que te vayas tú de tu vida,  es una expresión para señalar la urgencia de cortar todo contacto. Bloquea todos los canales de comunicación con él. No alimentes su obsesión.
  • No cedas al chantaje, a ninguno. No es una negociación. El respeto es innegociable.
  • No intentes razonar, no pueden y algunos solo quieren discutir o argumentar para seguir teniendo contacto aunque sea de esa forma.
  • Contacta con un abogado y no dudes en tomar medidas legales. Las amenazas aunque sean verbales son delito. Y amenazar con airear tu vida privada o con tomar represalias es delito. Si tienes pruebas de sus amenazas guárdalas.
  • No te aisles, habla con tu entorno del tema para que estén al tanto por si ven o notan algo sospechoso.
  • No te culpes. Estos chantajistas emocionales son expertos en hacer sentir  que la culpa es del otro. No es cierto. Tú tienes derecho a ser como quieras y a no querer estar con él, sea lo que sea que haya habido o no entre vosotros antes.

La mala noticia es que los seres obsesivos no cambian , pero  la buena es que la mayoría, si no ven resultado,  buscan otro foco de atención.

Todas tenemos mucho trabajo para desaprender conceptos erróneos sobre las relaciones de pareja. Y tenemos derecho a equivocarnos, las veces que haga falta.

Otros post de esta Categoría