N

¿Estás donde quieres estar?

N

¿Actúas siempre como tú crees que es mejor?

N

¿Qué piensas sobre la obediencia?

N

¿Cuál es tu relación con la autoridad?

N

¿Y con las críticas?

N

¿Y con la culpa?

N

¿Sabes ser flexible y firme?

N

¿Sabes distinguir lo que es la verdadera responsabilidad?

N

¿Respondes a todo el que te pregunta?

N

¿Eres “defensora de todas las causas justas”?

N

¿Cómo te llevas con el paternalismo?

N

¿Eres buena negociando?

N

¿Seguro?

N

¿Crees en las mentiras piadosas?

Hay personas que parecen ser siempre el blanco de las críticas, las perfectas víctimas para que los demás se sientan con el derecho de opinar sobre sus vidas y sus decisiones.  Personas enseñadas a comportarse bien y evitar el conflicto. A buscar la paz aunque eso signifique renunciar constantemente a sus derechos y deseos.

Cuando estrené este taller, hace años,  no imaginaba cuánto ayudaría a las personas que lo hacían. Sabía que iba a ser un taller interesante, práctico y ameno, pero no que tantas personas me escribirían después para agradecerme lo que les ayudó a tomar decisiones que marcaron su vida personal, familiar y profesional.

Soy una firma creyente de que la actitud tiene más peso en nuestra vida que la aptitud y curiosamente es en la actitud en lo que fallamos la mayoría de las personas. Pecamos por defecto o por exceso y rara vez nos paramos a pensar qué motiva nuestras decisiones ya cciones.
Yo te propongo en este curso tomarte este tiempo de reflexión, de entender los por qués para cambiar los cómos y los qués.

Empoderarse es algo que sólo puede hacer una misma. MI trabajo es ofrecerte herramientas fáciles de implementar que te ayuden a tomar confianza para trazar tu propio camino, tus propias decisiones, para aceptar tu responsabilidad  y ser mucho más libre y mucho más tú.