Algunas personas confunden empoderamiento con rabia o mal humor.

Una mujer empoderada tiene más sentido del humor que ira.

Es más constructiva que demoledora.

Saca de ella misma y de los demás lo mejor, no lo peor.

No se construye nada estable desde el odio.

Empoderarse es ante todo conocerse, aceptarse,saber qué cambiar y sobre todo, gustarse y saber en qué dirección caminar, hacia adelante, porque estar continuamente mirando a los lados es una pérdida de energía tremenda. Energía que una mujer empoderada prefiere enfocar en cosas más positivas y enriquecedoras

Imagen de “El Diablo viste de Prada”

El empoderamiento  que asume roles avasalladores  o que tutorizan a los demás no es empoderamiento.

Es el mismo perro con distinto collar.